La territorialidad de la República de Indios de Orizaba. Entre la separación de los sujetos y la preponderancia española: 1740-1828

La territorialidad de la República de Indios de Orizaba. Entre la separación de los sujetos y la preponderancia española: 1740-1828

El artículo analiza las tensiones territoriales que enfrentó la República de Indios de Orizaba desde mediados del siglo XVIII. Por un lado, sufrió un proceso de fragmentación territorial originado por la separación de los pueblos sujetos a su gobierno, lo que provocó una reducción de su espacio polí...

Guardado en:
Título de la revista: Historia Mexicana
Autor: Luis Juventino García Ruíz
Palabras clave:
Palabras clave traducidas:
Idioma: Español
Enlace del documento: https://historiamexicana.colmex.mx/index.php/RHM/article/view/3153
Tipo de recurso: Documento de revista
Fuente: Historia Mexicana; Vol LXIV, No 4 (Año 2015).
DOI:
Entidad editora: El Colegio de México
Derechos de uso: Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada (by-nc-nd)
Materias: Ciencias Sociales y Humanidades --> Historia
Resumen: El artículo analiza las tensiones territoriales que enfrentó la República de Indios de Orizaba desde mediados del siglo XVIII. Por un lado, sufrió un proceso de fragmentación territorial originado por la separación de los pueblos sujetos a su gobierno, lo que provocó una reducción de su espacio político y una simplificación de las funciones jurisdiccionales y de gobierno que desempeñaba. Por otra parte, encaró las aspiraciones de los vecinos españoles de contar con ayuntamiento, rango de villa y ejido. Frente a estas demandas, los indios desplegaron estrategias encaminadas a reafirmar su territorialidad: obtuvieron del rey nuevos privilegios, reconstituyeron la memoria histórica de la fundación del pueblo, expandieron sus tierras de comunidad, y con la entrada en vigor de la Constitución de 1812 utilizaron el discurso liberal en torno a la ciudadanía y la propiedad para mantener cohesionado su territorio comunitario.
Resumen traducido: This article analyzes the territorial tensions confronted by the Orizaba Indian Republic since the middle of the 18th Century. On the one hand, it suffered from a process of territorial fragmentation caused by the separation of subject towns from the government, which reduced their political space and simplified both the government and its jurisdictional functions. On the other hand, they were challenged by the aspirations of the Spanish vecinos, who possessed self-government and ejidos and whose settlements were given the status of villas. Faced with these problems, the Indians used strategies aimed at reaffirming the territoriality of their government: they obained new privileges from the king, reconstituted the historical memory of the founding of the town, expanded their community land and, under the Constitution of 1812, used the liberal discourse on citizenship and property to maintain the cohesion of their communities.