La Ley Juárez

La Ley Juárez

Recién nombrado ministro de Justicia, Benito Juárez decretó el 23 de noviembre  de 1855, la promulgación de “La ley Juárez”, la que desató una serie de opiniones en favor y en contra.  Estas últimas surgidas en un principio, al frente de los sectores afectados: la Iglesia, el ejército y la Suprema C...

Saved in:
Journal Title: Historia Mexicana
Author: Moisés González Navarro
Palabras clave:
Traslated keyword:
Language: Spanish
Get full text: https://historiamexicana.colmex.mx/index.php/RHM/article/view/3369
Resource type: Journal Article
Source: Historia Mexicana; Vol LV, No 3 (Year 2006).
DOI:
Publisher: El Colegio de México
Usage rights: Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada (by-nc-nd)
Subjects: Social Sciences/Humanities --> History
Abstract: Recién nombrado ministro de Justicia, Benito Juárez decretó el 23 de noviembre  de 1855, la promulgación de “La ley Juárez”, la que desató una serie de opiniones en favor y en contra.  Estas últimas surgidas en un principio, al frente de los sectores afectados: la Iglesia, el ejército y la Suprema Corte  de Justicia, ya que esta ley contaba en su esencia con tres puntos de importancia política: la supresión de fueros,  la organización de la Suprema Corte  y la creación del Tribunal  Superior del Distrito Federal. La controversia  rebasó los límites de su tiempo, que incluyó desde la fuerte discusión dentro de la otrora clase política y de los periódicos de la época, hasta la generación de opiniones de parte de los estudiosos posteriores; simpatizantes y detractores.
Translated abstract: Benito Juarez, when recently appointed Minister  of Justice, decreed  on November 23rd,  1855,  the  so-called  “Ley  Juárez”, which  gave  place  to many  opinions in  favor and  against  it. Opinions against the  law  arose originally  in  affected  sectors—the Church, the Army,  and the Supreme Court of Justice—, for it had three essential points of political importance:  the supression  of privileges,  the  organization of the  Supreme  Court, and the creation of the Tribunal Superior del Distrito Federal (Superior Court of the Federal District). The controversy went far beyond its time, for it included, on the one hand, a strong discussion within the old political class and the press of the time, and on the other,  opinions from much later scholars, both followers and detractors.