La construcción de un paseo mexicano en el siglo XIX. Civilidad, ornato y control social

La construcción de un paseo mexicano en el siglo XIX. Civilidad, ornato y control social

El 27 de septiembre de 1854 fue colocada la primera piedra de la Alameda de la ciudad de Orizaba, en tierras del llamado barrio de Santa Anita. La historia que siguió en el arreglo de aquel espacio destinado a mostrar la civilidad del nuevo país independiente, a dar hermosura a la ciudad y a asegura...

Saved in:
Journal Title: Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales
Author: Eulalia Ribera Carbó
Traslated keyword:
Language: Undetermined
Get full text: http://revistes.ub.edu/index.php/ScriptaNova/article/view/1287
Resource type: Journal Article
Source: Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales; Vol 10, No Especial (Year 2006).
DOI:
Publisher: Universitat de Barcelona
Usage rights: Reconocimiento (by)
Categories: Social Sciences/Humanities --> Geography
Abstract: El 27 de septiembre de 1854 fue colocada la primera piedra de la Alameda de la ciudad de Orizaba, en tierras del llamado barrio de Santa Anita. La historia que siguió en el arreglo de aquel espacio destinado a mostrar la civilidad del nuevo país independiente, a dar hermosura a la ciudad y a asegurar orden en el uso del tiempo de ocio de la población orizabeña, está marcada por los vaivenes políticos del siglo XIX mexicano, por la actuación de diversos agentes sociales, y por los cánones urbanos que regían en México y en el resto del mundo.
Translated abstract: On September the 27th 1854 the foundation stone of the Alameda was layed in the city of Orizaba. The park’s history that followed was determined by the fluctuations of the Mexican political life, by the acting of social agents and by the urban canons that ruled Mexico and the World. The lands of the public garden were intended to show civility, to give beauty and to guarantee order in the use of free time in Orizaba.
El 27 de septiembre de 1854 fue colocada la primera piedra de la Alameda de la ciudad de Orizaba, en tierras del llamado barrio de Santa Anita. La historia que siguió en el arreglo de aquel espacio destinado a mostrar la civilidad del nuevo país independiente, a dar hermosura a la ciudad y a asegurar orden en el uso del tiempo de ocio de la población orizabeña, está marcada por los vaivenes políticos del siglo XIX mexicano, por la actuación de diversos agentes sociales, y por los cánones urbanos que regían en México y en el resto del mundo.