Mal de Asclepio o Síndrome Judicial Médico

Mal de Asclepio o Síndrome Judicial Médico

Se asocian crecientemente, de manera criminal, abogados, pacientes y médicos perversos contra médicos honestos, alineando el factor que peor puede degradar la medicina de hoy y potenciar sus otros males. Siendo dios de la medicina, el nacimiento y la muerte de Asclepio estuvieron marcados por la vil...

Saved in:
Journal Title: MEDICINA (Bogotá)
Author: Hernán Urbina Joiro
Language: Spanish
Get full text: http://revistamedicina.net/ojsanm/index.php/Medicina/article/view/111-1
Resource type: Journal Article
Source: MEDICINA (Bogotá); Vol 37, No 4 (Year 2015).
DOI:
Publisher: Academia Nacional de Medicina de Colombia
Usage rights: Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada (by-nc-nd)
Subjects: Health Sciences, Social Sciences/Humanities --> Health Care Sciences --AMP-- Services
Abstract: Se asocian crecientemente, de manera criminal, abogados, pacientes y médicos perversos contra médicos honestos, alineando el factor que peor puede degradar la medicina de hoy y potenciar sus otros males. Siendo dios de la medicina, el nacimiento y la muerte de Asclepio estuvieron marcados por la vileza, la que hoy amenaza de muerte a la profesión médica. Pero no hay que olvidar que finalmente Asclepio pudo ser resguardado de la perversidad.No se trata de la situación de quien denuncia legítimamente una transgresión cometida por un médico. El Mal de Asclepio o Síndrome Judicial Médico describe la actuación calculada por auténticos «enfermos» —en el sentido sociopático—, con manifiesta intención de ocasionar daño a médicos inocentes, comúnmente a través de prácticas delictivas, ocasionando además males permanentes en la salud física y mental de quienes se habían esforzado, irónicamente, para sanar a los demás, en esta era de degradación de la profesión médica, en este momento extraño donde el bastón de Asclepio, dios de la medicina, fue cambiado por el caduceo de Mercurio, dios del comercio y también de los ladrones (1).Asclepio fue un hijo no nacido, rescatado por un prodigio desde el vientre de su madre muerta y a punto de ser consumida por la pira funeraria. Coronis —o Corónide—, la madre, lo concibió tras un asalto del dios Apolo en la rivera de un río y, sin saber de su estado, cumplió con un pacto matrimonial arreglado por su padre, lo que incitó a Apolo a dar muerte a su joven esposo e impulsó a Artemisa, hermana de Apolo, a asesinar a flechazos a la propia Coronis. Fue el mismo Apolo quien, en el último momento, resolvió extraer del cadáver de Coronis al niño que puso por nombre Asclepio y que en adelante lucharía contra la muerte, incluso resucitando difuntos, hasta que la propia muerte —Hades— convenció de mala fe a Zeus, lo indujo al error —que más tarde intentaría remediar— de dar muerte a Asclepio con un rayo (2)...