«No tenemos tiempo ni para errores, ni para travesuras políticas»

«No tenemos tiempo ni para errores, ni para travesuras políticas»

Se valora cómo la ingente labor política de José Martí, orientada a trabajar por el equilibrio del mundo, la libertad, la paz y el trabajo virtuoso para todos los pueblos, le exigió realizar una profunda valoración de la posición geográfica cubana, elaborar una novedosa concepción geopolítica positi...

Saved in:
Journal Title: Revista Espiga
First author: Wilfredo Ricardo Mesa-Ortega
Other Authors: Carlos A. Santovenia-Pérez
Palabras clave:
Language: Spanish
Get full text: https://revistas.uned.ac.cr/index.php/espiga/article/view/2660
Resource type: Journal Article
Source: Revista Espiga; Vol 18, No 38 (Year 2019).
DOI: http://dx.doi.org/10.22458/re.v18i38.2660
Publisher: Universidad Estatal a Distancia
Usage rights: Reconocimiento - NoComercial - CompartirIgual (by-nc-sa)
Categories: Health Sciences --> Psychology, Multidisciplinary
Health Sciences, Social Sciences/Humanities --> Psychology, Applied
Health Sciences, Social Sciences/Humanities --> Psychology, Educational
Abstract: Se valora cómo la ingente labor política de José Martí, orientada a trabajar por el equilibrio del mundo, la libertad, la paz y el trabajo virtuoso para todos los pueblos, le exigió realizar una profunda valoración de la posición geográfica cubana, elaborar una novedosa concepción geopolítica positiva: solidaria, colaborativa e inclusiva; contrapuesta al hegemonismo, el proteccionismo y la desigualdad que advirtió en la geopolítica negativa del Norte revuelto y brutal, y luchar en contra del nefasto destino que preparaba Estados Unidos de América para Cuba, la América y el mundo. Los desequilibrios del siglo XX y de los años transcurridos en el XXI confirman la certeza que tienen las advertencias y concepciones geopolíticas martianas, en tanto que la política llevada a cabo por la Revolución cubana refleja la medida en que se han tomado en cuenta sus alertas para, desde el fiel de América, contribuir al equilibrio del mundo, sin tiempo para errores, ni travesuras políticas.